Publicado en concurrencia de culpas, Grado de madurez, Menores, menores y madurez, reparto de culpas, Responsabilidad

Caída de ciclista desde un puente en obras. Concurrencia de culpas

Audiencia Provincial de Valencia, sentencia 306/2000, de 15 abril (civil)

Hechos: ciclista que cae al río desde un puente en obras

Cuestiones jurídicas: Concurrencia de culpas, ciclista 30%. Menor de edad y madurez

“[L]a omisión del cierre del puente al paso de vehículos o peatones es imputable a las dos empresas constructoras, con independencia de los pactos internos que asumieran entre sí o frente a la Diputación Provincial sobre la obligación de cerrar o señalizar dicha situación, dado que si bien la adjudicataria pudo asumir dicha obligación ante la administración, lo que no cumplió, resulta evidente que la empresa que ejecutaba materialmente la obra era plenamente conocedora de la situación de peligro que entrañaba la evolución de ésta en cada momento y por tanto debió adoptar todas las medidas a su alcance para impedir el daño o recabar de forma urgente su adopción por un tercero” (FD 4).

Ahora bien, como así hace la sentencia de instancia, también debemos valorar la conducta desarrollada por el demandante, que si al tiempo de ocurrir los hechos era menor de edad ya contaba con 15 años, es decir gozaba de la madurez suficiente para circular en bicicleta por zonas abiertas al tráfico del resto de vehículos y tenía la capacidad necesaria para distinguir que al hallarse en obras la calzada su paso por ella podía entrañar un cierto peligro, como así se desprende de la prueba testifical del menor que le acompañaba, quien afirma que con anterioridad a la caída habían sorteado varios orificios de los que se habían practicado en el asfalto y que como circulaban en sentido descendente, iban frenando para no coger velocidad, velocidad que también fue determinante para el empuje que llevaba el cuerpo del menor al caer y deslizarse sobre la acera hasta el lecho del río, pues de desplazarse a escasa velocidad, la caída no se hubiera producido, pudiendo el menor apoyar los pies en el suelo, o hubiera quedado sobre la calzada.

Todos estos extremos deben tomarse en consideración a la hora de fijar la indemnización que ha de percibir el demandante, pues en el presente caso se ha de apreciar una compensación de responsabilidades entre los distintos agentes que han participado en el resultado dañoso, las mercantiles demandadas al omitir su deber de cortar la circulación o adoptar las medidas necesarias en el tránsito sobre el puente para evitar los peligros derivados del estado de la calzada, y del actor, al no extremar su cuidado y precaución al circular por una zona que se hallaba en un estado peligroso.

Concurrencia de responsabilidades que valorado por el Juzgador de Instancia en una reducción de la indemnización de un 30%, la estimamos plenamente acertada al supuesto enjuiciado, pues el riesgo generado por mantener el puente abierto al tráfico, pese a su estado, es considerablemente mayor que la creada por la conducta del actor” (FD 5).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s