Publicado en Aparcamiento Amarre, Bicicleta, competencias municipales, en aceras, Ordenanzas de movilidad urbana, Vía peatonal, via peatonal compatible con zona de ocio para bicicleta

Ordenanza municipal. Autorización para aparcar motos y bicis en aceras. Incompetencia

Tribunal Superior de Justicia de Madrid, sentencia 21/2005, de 13 enero (contencioso)

Hechos: Ordenanza municipal

Consideraciones jurídicas: Ordenanzas, principio de jerarquía. Competencia municipal sobre aprobación de señales, estacionamiento de ciclos en aceras, zona peatonal es compatible con zona de ocio para bicicletas “[E]s la Ley la única que puede establecer las estructuras administrativas descentralizadas y la que les asigna sus respectivas competencias, de tal manera que la potestad normativa de los municipios no puede modificar el principio de jerarquía normativa sino que está supeditada a éste. La Ordenanza impugnada en la presente litis, tiene su ratio última en el art. 25 de la              Ley 7/85 de 2 de abril Reguladora de las Bases de Régimen Local, que expresamente atribuye al municipio competencias para la ordenación del tráfico de vehículos y personas en las vías urbanas; estando dicho precepto en concordancia con las prescripciones del art. 7 del Real Decreto Legislativo 339/90 de 2 de marzo que aprobó el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, que establece además todas las competencias municipales para cumplir con la función de ordenación y control del tráfico, siempre en desarrollo de la citada Ley y de su Reglamento aprobado por RD 13/92 de 17 de enero vedando todo margen de arbitrio o de discrecionalidad que en todo caso, serían contrarios al art. 149.21 de la CE que expresamente atribuye competencia exclusiva al Estado en materia de «tráfico y circulación de vehículos a motor», sin perjuicio de lo dispuesto en el art. 84 de la Ley 7/85 de 2 de abril que autoriza a Corporaciones Locales a intervenir la actividad de los ciudadanos mediante Ordenanzas en los términos establecidos en el art. 7 del RSCL, que son revisables por la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, a quien compete resolver sobre la adecuación de las mismas a la cobertura legal habilitante”. (FD 4)

[E]l segundo párrafo del art. 8 que analizamos, establece que «cuando se trate de señales no incluidas en el Reglamento General de Circulación, la Autoridad Municipal aprobará el modelo de señal que para cada caso considere más adecuado, procurando darle la máxima difusión posible para conocimiento de los usuarios de la vía». Este párrafo entiende la Sala que debe ser anulado, toda vez que el Excmo. Ayuntamiento de Madrid se está auto atribuyendo en el mismo competencias que no le vienen encomendadas ni en el art. 25 de la Ley 7/85, ni en el art. 7 de la Ley de Circulación, y que además infringe el art. 149 de la CE. En efecto, el municipio en el ejercicio de su facultad de ordenación del tráfico, puede disponer la señalización correspondiente de acuerdo con los principios racionales y técnicos que exige la materia circulatoria, a fin de garantizar la seguridad de los ciudadanos (como ha reconocido el TS en Sentencias de fechas            23-10-90, 19-7-2000 y 16-4-2002) pero lo que no puede llevar a cabo es la elaboración de las señales, encomendada al Estado de acuerdo con la normativa internacional en la materia, debiéndose establecer reglamentariamente el catálogo oficial de señales que vinculan a todos los municipios de España y que constituye una homogenización en la regulación del tráfico rodado que garantiza la seguridad jurídica de los ciudadanos tanto racionales como extranjeros” (FD 5).

“Por lo que se refiere al art. 39 impugnado que permite «la circulación en bicicleta, patines y aparatos similares en las zonas estanciales habilitadas al efecto en las aceras y zonas peatonales» entiende la Sala que es acorde con las competencias municipales establecidas en el art. 7 de la Ley por cuanto la regulación de los usos de las vías urbanas debe hacer compatible la equitativa distribución de los espacios de tal manera que las aceras y paseos destinados al uso de peatones y minusválidos puedan ser asimismo utilizadas como zonas de ocio donde se pueda circular en bicicleta, o patines por tratarse de aparatos que no crean riesgo alguno sobre todo teniendo en cuenta que los usuarios son menores. Por tanto, el art. 39 no infringe norma alguna ni conculca los legítimos derechos de los viandantes”. (FD 6).

“El art. 63 de la Ordenanza que constituye el objeto del presente recurso, establece en su párrafo 2° «igualmente podrán estacionar en las aceras (los vehículos de dos ruedas, ya sean motocicletas, ciclomotores o bicicletas) cuando en la calzada no exista lugar reservado para esta clase de vehículos a menos de cincuenta metros o su estacionamiento en la misma resulte dificultoso…». Dicho precepto entiende la Sala que es contrario al art. 39.2.e) de la Ley de Circulación ( RCL 1990, 578, 1653) que establece taxativamente: «Queda prohibido estacionar sobre las aceras, paseos y demás zonas destinadas al paso de peatones», sin admitir excepción alguna, por lo cual, el municipio, en el ejercicio de sus potestades de ordenación del tráfico, no puede permitir lo que la Ley expresamente prohíbe, porque mantener lo contrario, contravendría el principio de Legalidad y el de Jerarquía Normativa, que al ser valores constitucionales que configuran todo el entramado de la actuación administrativa, hacen que devenga nulo cualquier acto o disposición normativa contraria a aquéllos.El art. 39 de la Ley no sólo es claro sino que tiene la finalidad de garantizar la seguridad de los viandantes en las aceras y zonas destinadas al uso de éstos; seguridad que desde luego quiebra al permitir que vehículos de motor, como son las motocicletas y ciclomotores, irrumpan en las aceras para estacionar en los lugares habilitados al efecto en contra de las prescripciones de la Ley. Por tanto, procede declarar no ajustado a derecho el art. 63 de la Ordenanza, tan sólo en su apartado 2°, siendo lo restante, acorde con el art. 39 de la Ley.

NOTA: Impugnante: Asociación Viandantes A PIE. La sentencia circunscribe la prohibición de estacionamiento en aceras a motocicletas y ciclomotores, no a bicicletas. Voto particular que entiende que la ordenanza es conforme a derecho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s