Publicado en centro del carril, concurrencia de culpas, Culpa, reflectantes, reparto de culpas, Responsabilidad

Atropello de ciclista poco visible por coche veloz. Concurrencia de culpas

Audiencia Provincial de Valencia, sentencia 81/2006, de 20 febrero (civil)

Hechos: ciclista con insuficientes dispositivos reflectantes es atropellado por turismo con exceso de velocidad.

Consideraciones jurídicas: Imprudencia. Concurrencia de culpas, 10% ciclista

“[D]e las pruebas practicadas en primera instancia puede sostenerse que: el conductor del turismo perdió el control de aquel saliéndose de la carretera dando varias vueltas de campana y recorriendo una distancia de 50 metros; con este resultado difícilmente puedan sostenerse que todas estas consecuencias se produjeron circulando dentro de los límites de velocidad autorizada para este tramo de vía y que se conducía dentro de los límites de la prudencia al ser por la noche (…).

[L]a existencia de culpa levísima en el citado conductor de la bicicleta, ya que no puede sostenerse que llevase suficientes medios para apercibir de su presencia, si atendemos al informe de la Policía Local, según el que no está acreditado de que el catadióptico fuera plenamente visible, ni que el conductor llevase algún otro elemento de carácter reflectante de suficiente nitidez para permitir que el vehículo del actor se apercibiese de su presencia, para esta valoración se ha tenido en consideración la obligación establecida en el artículo 42 del RD 339/1990 , (antes de la reforma operada en 2001), y el artículo 22.2 del Real Decreto 2822/1998, de 22 de diciembre . La concusión, ante la circulación del ciclista por la vía, por la noche, por el centro del carril sin ostentar suficientes dispositivos luminosos o reflectantes, es la de que implica una clara imprudencia (…). En la medida que si bien es evidente la imprudencia de ese conductor (se refiere al ciclista); sin embargo, no debe omitirse que el vehículo lleva faros con los que pudo detectarlo si hubiese circulado a una velocidad adecuada a las circunstancias de la vía, permitiéndole detener su vehículo ante cualquier tipo de obstáculo y por otra parte que los daños se produjeron por la pérdida de control del turismo, por ello entiende la Sala excesiva la aplicación al demandado del porcentaje del 30%, excesivo ante tal acción, ya que el resultado y los daños materiales se produjeron en gran medida por la imposibilidad de detener el vehículo de manera adecuada y por la propia impericia del conductor, pues no se puede omitir que ocurrió en un tramo completamente recto. En consecuencia, si bien se estima por el Tribunal que no puede darse la razón al recurrente eximiéndole de responsabilidad, sí que debe estimarse parcialmente el recurso y reducirse a un 10%, la cuantía de la responsabilidad del demandado, en aplicación de la moderación recogida en el artículo 1103 del C.C”(FD 2).

Anuncios

Un comentario sobre “Atropello de ciclista poco visible por coche veloz. Concurrencia de culpas

  1. Pese a que la Audiencia sentencia que el ciclista tuvo una “levísima” culpa y rebaja su responsabilidad al 10%, sorprende que califique como “clara imprudencia” ir “por el centro del carril” y, siendo de noche, no llevar “suficientes dispositivos luminosos o reflectantes”. Aunque consta que la bicicleta portaba un catadióptico, se dice que no consta que fuese “plenamente visible”, lo cual es lógico después de un accidente. Más sorprendente aún es que, probado que el coche que causa el accidente iba con exceso de velocidad, el Juzgado de primera instancia le atribuya al ciclista un 30% de la culpa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s