Publicado en carga de la, Culpa, culpa de la víctima, Prueba, Responsabilidad, tipos

Ciclista por acera choca con generador pegado a la fachada. Culpa de la víctima

Audiencia Provincial de Murcia, sentencia 48/2012, de 26 enero (civil)

Hechos: ciclista por acera que tropieza con grupo electrógeno pegado a la fachada de un edificio

Consideraciones jurídicas: tipos de responsabilidad. Carga de la prueba. Nexo causal. Culpa de la víctima.

“Téngase en cuenta, como reiteradamente viene afirmando el Tribunal Supremo, que la interpretación del artículo 1902 del Código Civil y de los principios que rigen la responsabilidad extracontractual, no permiten un grado de objetivación absoluto de la responsabilidad.

Así pues, a la parte demandante le incumbe probar el daño resultante y la acción u omisión de la que proviene y la relación causal entre uno y otra, pues sólo una vez que es realizada con éxito esta prueba es cuando surge la presunción de culpa en la demandada (por la aplicación del artículo 1903 del Código Civil), quién, a su vez, viene obligada a desvirtuarla.

Y tales conclusiones, con carácter general, se sintetizan en la STS 19 de noviembre de 2008 recurso 1669/2002 “En cuanto a la concurrencia del elemento causal, siendo regla general que la responsabilidad aquiliana descansa en la culpa del autor del daño, la acreditación de ésta, como regla general, compete al perjudicado, a quien también compete la prueba del nexo causal, con la diferencia de que esta última carga probatoria es para él ineludible sea cual sea el criterio de imputación que se siga (es decir, también cuando se empleen criterios objetivos, que le liberen de probar la culpa). La aplicación de criterios de imputación objetiva, por tanto, no elimina la prueba de la causa por parte del perjudicado, y así, la Sentencia de 25 de enero de 2006 señala que la responsabilidad prevista en el artículo  art. 1902 CC«no se funda única y exclusivamente en la situación de riesgo sino que exige la culpa o negligencia del demandado como presupuesto de su obligación de reparar el daño (SS 8 de octubre de 1996 ; 13 de marzo de 2002;  4 de Julio y 6 de Septiembre 2005 , entre otras). Y si bien es cierto que la técnica de inversión de la carga de la prueba tiene su ámbito de aplicación precisamente en ese elemento subjetivo de la culpa o negligencia, también lo es que en todo caso (imputación objetiva o subjetiva), es preciso que se pruebe la existencia del nexo causal, correspondiendo la carga de la prueba al perjudicado que ejercita la acción». En idéntico sentido, la tantas veces citada Sentencia de 7 de enero de 2008 establece que «La aplicación de la teoría del riesgo, en los casos en que proceda, no debe hacer olvidar que esta Sala ha negado reiteradamente que se haya sustituido la responsabilidad por culpa, convirtiéndose en objetiva. La responsabilidad extracontractual responde al principio de la culpa del autor del daño, no convirtiéndose en objetiva por la facilitación de la prueba, ya que como afirmaba la sentencia de 27 enero 1987, si ello fuera así, “se caería en una responsabilidad por el resultado, propia de épocas primitivas, y que no puede por si sola servir de base a aquella responsabilidad por creación de riesgos o peligros […]”».

Establece la STS 19 de febrero de 2009 recurso 1900/2002 : ” Constituye doctrina de esta Sala que para la imputación de la responsabilidad, cualquiera que sea el criterio que se utilice (subjetivo u objetivo), es requisito indispensable la determinación del nexo causal entre la conducta del agente y la producción del daño (SSTS 11 febrero 1998; 3 de junio de 2000; 19 octubre 2007), el cual ha de basarse en una certeza probatoria que no puede quedar desvirtuada por una posible aplicación de la teoría del riesgo, la objetivación de la responsabilidad o la inversión de la carga de la prueba (SSTS 17 diciembre 1988; 21 de marzo de 2006; 30 de mayo 2008)” (FD 2)

“Y es lo cierto, de conformidad con tal planteamiento jurídico-interpretativo analizado a tenor de los hechos y circunstancias concurrentes en el accidente, que no resultaría adecuada la aplicación de la teoría del riesgo, como sostiene la parte recurrente en su recurso. Y ello por cuanto la localización de ese grupo electrógeno en la calle salón de referencia, no resulta constitutivo de un riesgo anormal o extraordinario del que quepa derivar la exigencia de la objetivación de la responsabilidad extracontractual. Téngase en cuenta que dicho grupo electrógeno se ubica de forma fija junto a la pared en uno de los laterales de la acera, ocupándola parcialmente y por tanto sin interrumpir ni impedir el tránsito usual de los peatones por esa zona. Se trata además de un obstáculo claramente perceptible, dadas sus dimensiones y volumen, y también por encontrarse situado en un lugar de perfecta visibilidad, sin que las edificaciones existentes o el trazado de la acera dificulten o limiten ni siguiera mínimamente su presencia en dicho lugar. En función de los hechos descritos, que son el resultado de la prueba practicada, nos encontramos, en definitiva, ante un obstáculo que tiene carácter previsible para la víctima. Consta igualmente acreditado que el lesionado Sr. Indalecio , circulaba en bicicleta por dicho lugar y que su comportamiento resultaba desatento y distraído al no percatarse de la existencia de ese obstáculo delimitador perfectamente visible y evitable.

Y es que como dicen las sentencias del Tribunal Supremo de 28 de abril y 14 de noviembre de 1997 y 30 de marzo de 2006, no puede apreciarse responsabilidad en aquellos casos en los que el daño se debe a la distracción del perjudicado o se explica en el marco de los riesgos generales de la vida por tratarse, bien de un obstáculo que se encuentra dentro de la normalidad, o bien por tener carácter previsible para la víctima, como acontece en este caso.

Téngase en cuenta finalmente, que tanto la responsabilidad basada en el riesgo, como la objetivación de la responsabilidad por culpa extracontractual, exige que la propia víctima no se interfiera en la cadena causal, como se pronunció la sentencia del Tribunal Supremo de 19 y 28 de octubre de 1988 , afirmando la de 27 de mayo de 1982 que …” la culpa de la víctima exonera al agente, cuando es único fundamento del resultado, rompiendo el nexo causativo, pues por manifiesto ha de tenerse que en tal supuesto no autorizan la condena de otro el precepto legal, la equidad, ni la lógica” (FD 3)

Anuncios

Un comentario sobre “Ciclista por acera choca con generador pegado a la fachada. Culpa de la víctima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s