Publicado en ataque a ciclista, carga de la, Culpa, culpa de la víctima, nexo causal, objetiva o por riesgo, Perro, Prueba, Responsabilidad

Menor en bicicleta atacado por perro. Responsabilidad objetiva, nexo causal, carga de la prueba

Audiencia Provincial de Barcelona, sentencia 528/2011, de 10 noviembre (civil)

Hechos: menor en bicicleta atacado por perro

Consideraciones jurídicas: responsabilidad objetiva, nexo casual, carga de la prueba

“Y es que, acreditada la realidad de hecho causante de las lesiones del menor, (…), consistente en la mordedura en la pierna derecha del mismo por parte del perro, de raza pastor alemán, propiedad de la Sra. Sacramento mientras lo llevaba el Sr. Germán , sin bozal, generador de la obligación de reparar el daño causado por animales que contempla el artículo 1.905 del Código Civil, que, como señala la jurisprudencia, se trata de una “responsabilidad objetiva que deriva de la posesión del animal; sólo se evita que surja tal obligación cuando se rompe el nexo causal por fuerza mayor o por culpa del perjudicado” (S.T.S. de fecha 29 de mayo de 2003 ), no queda acreditado que el niño diera previamente una patada al perro, ni ello se deriva, como pretende la parte recurrente, de lo manifestado por el testigo Don Abilio , por cuanto, dicho testigo manifestó en el Juicio de Faltas que por los mismos hechos se siguió ante al Juzgado de Instrucción nº 3, según se deriva del contenido de la Sentencia que puso fin a dicho juicio dictada en fecha 29 de octubre de 2007 (doc. nº 3 de la demanda), que ” el denunciat en el momento de l’incident objecte de les actuacions portava el seu gos lligat amb una Corretja d’entre un metre i un metre i vint centímetros, però sense morrió, i que quan va passar pel costat el fill menor d’edat de la denunciant en bicicleta, el gos es va girar pel darrera de la persona que el passejava i va mossegar al menor a la cama”, sin que de dicha declaración quepa siquiera presuntivamente inferir que el menor “dirigiera” patada alguna al perro, como tampoco cabe inferirlo de lo que manifestó en la prueba testifical practicada en el acto del juicio celebrado en la primera instancia en este procedimiento (…)./es claro que no puede considerarse acreditada la culpa exclusiva de la víctima, cuya carga de la prueba, como hecho impeditivo o enervante de la acción ejercitada por los demandantes, le incumbía a la parte demandada, conforme al principio general sobre la carga de la prueba contenida en el artículo 217.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, pues tanto de lo manifestado por quien en ese momento se ocupaba de la llevanza del perro como del testigo se deriva que fue el perro el que, sin haber mediado provocación alguna, atacó al menor que levantó la pierna instintivamente para protegerse de la agresión sin conseguir evitar que le mordiera el animal, causándole lesiones, por las que reclaman en su nombre sus padres.” (FD 2)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s